Resguardo legal

y deterioro

Existen una serie de protocolos que dan pie a la protección y resguardo del patrimonio cultural a nivel mundial, referidos en una serie de cartas emitidas por la UNESCO. En el caso puntual de sitios con arte rupestre, el IFRAO (International Federation of Rock Art Organizations) es una de las instituciones a nivel mundial que ha generado propuestas específicas para la protección y manipulación de sitios con esta categoría.

 

En el Perú, los yacimientos con arte rupestre son registrados como sitios arqueológicos, ante el Ministerio de Cultura del Perú, quien tiene como funciones las de formular, ejecutar y establecer estrategias de promoción cultural de manera inclusiva y accesible, realizar acciones de conservación y protección del patrimonio cultural de la nación, así como la de otorgar los permisos correspondientes para la ejecución de estudios o actividades: científicas, artísticas y/o culturales. Finalmente, tiene la función de supervisar todo tipo de actividades que se realicen involucrando Patrimonio Cultural de la Nación.

 

El Ministerio de Cultura también es el ente llamado a sancionar en caso se verifique la realización de actividades no permitidas; y si el efecto se agravara, el caso es enviado a la Procuradoría, perteneciente al Ministerio Público, para que se efectúe un juicio por daños al Patrimonio Cultural de la Nación. 

 

Bajo esta introducción legal se debe aclarar que toda intervención a sitios arqueológicos, por ende de arte rupestre, debe contar con los permisos -en forma de Resoluciones Directorales- emitidos únicamente por el Ministerio de Cultura del Perú. Por lo tanto, está prohibido intervenir físicamente el sitio sin los permisos correspondientes.

image.png
ICOMOS.jpg
image.png
image.png
Zrzut ekranu 2021-01-6 o 13.28.54.png
image.png
image.png
image.png
Cementerio saqueado - Toro Muerto

Cementerio saqueado - Toro Muerto  

image.png
image.png

Etapas del proyecto

image.png
image.png
image.png

10.07.2018

18.09.2018

10.12.2018

image.png
image.png
image.png

11.01.2019

6.03.2019

17.07.2019

image.png
image.png
image.png
image.png

El sitio arqueológico de Toro Muerto fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación mediante la Resolución Directoral Nº 037/INC del 29 de enero de 2002. Sin embargo, recién en el 2018 Toro Muerto cuenta con una Puesta en Valor para el turismo, realizada por la Dirección Desconcentrada de Cultura de Arequipa (sede local del Ministerio de Cultura del Perú) y financiada por la Minera Zafranal. Ello se generó a partir de propuestas para lanzar el complejo al interior de una ruta turística denominada 'Entre el Mar y el Fuego' (impulsada por la Cámara de Comercio y el Gobierno Regional de Arequipa.)

 

Son aproximadamente 70 años que Toro Muerto es visitado no sólo por investigadores nacionales y extranjeros, sino por visitantes curiosos con deseo de conocer su historia. Lamentablemente, el poco acercamiento a la población por parte de estudiosos y autoridades, así como la falta de políticas culturales que promuevan un adecuado uso social del sitio, han formado desentendimientos entre instituciones y locales.

 

Por otro lado, el turismo sin guía, el crecimiento urbano, invasiones con fines de explotación agrícola, y visitas ilegales, han generado: acumulación de residuos sólidos dispersados, afectación (parcial o total) de los petroglifos, excavaciones ilícitas (huaqueo), campamentos sin autorización (produciendo la quema de algunos paneles) e incluso modificación en el paisaje.

IMG_2123_edited.jpg

2017

image_edited.jpg

2017 

image.png

2018 

image_edited.jpg

2018 

image_edited.png
image.png
image.jpeg
image.png

 

No es sino desde hace 15 años que el sitio cuenta con un solo vigilante (puesto otorgado por el Ministerio de Cultura), quien tiene a su cargo: patrullar, servir en la boletería, atender como orientador a los visitantes y efectuar la limpieza y recojo de basura del sitio. Es un valioso esfuerzo el que realiza Robert Sulla (guardián y vigilante actual de Toro Muerto).

image.png
image.png

Robert Sulla

A todas las intensas afectaciones señaladas, producto de actividades positivas (como el turismo) y no positivas (como el vandalismo), se suma una afectación silenciosa: la erosión natural producto del viento (al friccionarse la arena con la superficie de las rocas, se genera un efecto de desgaste) y de la exposición solar. Estas últimas deben ser medidas por el ente central, que es el Ministerio de Cultura, bajo la observación de especialistas en conservación que analicen el grado de deterioro y su paulatino avance.

Factores naturales​ de deterioro

1/10

Factores antrópicos de deterioro

1/48
81-817872_next-button-next-button-image-
81-817872_next-button-next-button-image-