Petroglifos
introducción

Los petroglifos (conocidos también como grabados rupestres) son  imágenes en la superficie de las rocas al desgastar o sustraer material de su capa superficial con instrumentos de una dureza superior.

El término 'petroglifo' fue creado en Francia, en el siglo XIX (como pétroglyphe) en base de dos palabras griegas: el prefijo petro- (de petra, πέτρα que significa piedra, roca) y  glýphō (γλύφω que significa grabar, tallar o cincelar).

 

Juntos con las representaciones pintadas (conocidas como pinturas rupestres o pictografías) los petroglifos pertenecen a la categoría general más amplia del arte rupestre.

Petroglifos se han encontrado en todos los continentes habitados, aunque se concentran especialmente en África, América del Sur, América del Norte (principalmente en el suroeste de Estados Unidos), Siberia, oeste de Australia y Europa.

 

El arte rupestre, como forma de comunicación, data desde tiempos antiguos en todos los continentes, pero muchos registros manifiestan su elaboración y uso hasta tiempos modernos (p. ej. en Australía y Amazonía).

Petroglifos del mundo

image.png

Petroglifos del Perú

Jean Guffroy, Arte rupestre del antiguo Perú, IFEA-IRD, Lima 1999
Jean Guffroy, Arte rupestre del antiguo Perú, IFEA-IRD, Lima 1999

En el Perú, dispersos en su geografia, existen cientos de sitios arqueológicos con este tipo de expresión, como lo manifiesta Rainer Hostnig (2003) en su libro Arte rupestre del Perú: Inventario Nacional.

Sin embargo los más conocidos y estudiados en el territorio peruano son:

Alto de la Guitarra (Ascope, La Libertad)

Cerro Mulato (Chongoyape, Lambayeque)

Checta (Canta, Lima)

Chichictara (Palpa, Ica)

Chontayacu (Uchiza, San Martín)

Huancor (Chincha, Ica)

Lachay (Huacho, Lima)

La Pitaya (Huancas, Amazonas)

Los Boliches (Olmos, Lambayeque)

Llusk'ani (Macusani, Puno)

Pusharo (Manu, Madre de Dios)

Quebrada de las Piedras Larbradas (Huarmey, Ancash)

Queneto ( Queneto, La Libertad)

Samanga (Ayabaca, Piura)

San Francisco de Miculla (Pachía, Tacna)

Toro Muerto (Uraca-Corire, Arequipa)

1/15

Técnicas para efectuar los petroglifos

Los petroglifos pueden estar grabados muy superficialmente (a manera de pequeños puntos que no se distinguen) hasta los que se conforman por surcos de varios centímetros de profundidad.

Estos pueden ser ejecutados a través de tres tipos de técnicas  básicas:

El antiguo creador de petroglifos pudo utilizar herramientas (como punteros de piedra u otros instrumentos elaborados) preparadas en otro lugar y llevadas consigo, pero comúnmente estas herramientas eran producidas en el mismo sitio y no se trataba de objetos difíciles de crear.

Reconstrucción hipotética de las tallas

(Centro de Información - La Candelaria)

Arqueología experimental

(Foto: Christine Stathers)

image.png

Motivos

1/20

El arte rupestre a escala global comparte muchas características comunes. Esto es cierto tanto para los petroglifos como para las pinturas rupestres. Uno de ellas es que el paisaje no fue representado como lo entendemos hoy en día. Por lo general los autores del arte rupestre se limitaban a sus elementos seleccionados, principalmente a las representaciones de animales (motivos zoomorfos) y figuras humanas (motivos antropomorfos). Raras veces se representaban las plantas (motivos fitomorfos).

Un gran grupo entre las pinturas y grabados rupestres son también motivos sin equivalentes claros en el mundo visible. Denominados motivos abstractos o geométricos, indican que el arte rupestre no sólo representaba la realidad del mundo visible, sino también fenómenos o ideas abstractas. Investigaciones llevadas a cabo en  diferentes partes del mundo demuestran evidentemente que el arte rupestre muy a menudo comunicaba contenidos simbólicos.

image_edited.jpg

Creadores de petroglifos de Toro Muerto (reconstrucción artística presentada en el Centro de Información en La Candelaria)

81-817872_next-button-next-button-image-
81-817872_next-button-next-button-image-